La idea inicial parte de un encargo en el que el punto de partida es nuevamente un trabajo de Pilar Burguet, y una pintura mural de Magda Playá, con unas ilustraciones de unos conejillos leyendo… poco a poco le damos algunas vueltas con la intenciòn personalizar un poco los dibujos y q el mural resultante sea único.           

Anuncios